Berlín, 20 años

Puerta de Brandenburgo 09Nov89

Hoy me he levantado con una sensación especial. Llevaba ya varias semanas con la emoción de saber que nos acercábamos a una fecha muy importante en la Historia de Europa, leyendo prácticamente todo lo que se ha estado publicando en los últimos días en España acerca de la caída del Muro de Berlín (excepcional, en este sentido, el dominical de El País de hace 2 domingos, que sin duda conservaré). Tenía yo 10 años cuando cayó el Muro, y recuerdo de aquella noche la imagen de mis padres pegados al televisor, contentos y emocionados pero a la vez tremendamente sorprendidos y medio en estado de shock. Luego, mi primera vez en Berlín fue en 2005, ya con 26 años, y quedó rápidamente confirmado que me encontraba ante una ciudad tremendamente especial. Para mí es la verdadera capital de Europa. Resume como nadie la historia del continente, al menos la más reciente.

Como en El Quijote cuando se indulta un libro de la quema, si mañana hubiera un cataclismo en Europa y hubiera que aceptar que  desaparecen todas las ciudades y que sólo se puede salvar una, yo personalmente señalaría a Berlín para ofrecerla como legado a las generaciones venideras. Ciudad de mezcla, pero también de contrastes, Berlín se ha configurado en estos 20 años como cuna de la arquitectura y el urbanismo modernos, refugio de artistas e intelectuales, ciudad atractora de empresas e inversores, cuidada gastronomía internacional, insuperable oferta cultural. Lo tiene todo, hasta alquileres sorprendentemente baratos. Muestra una extraordinaria capacidad para reinventarse y resurgir, estando siempre de actualidad.

La caída del Muro y el fin del telón de acero, proceso que sorprendentemente no derramó ni una gota de sangre, supuso en realidad el fin de la 2ª Guerra Mundial, que para mi en realidad no había acabado cuatro décadas antes.

El Capitalismo, por su parte, no ha resuelto los problemas de la Humanidad, no ha otorgado más libertad ni disminuido las diferencias, salvo excepciones. Si han mejorado las condiciones de vida materiales de cierta fracción de la Humanidad ha sido porque los avances técnicos y la lógica de acumulación capitalista han facilitado el expolio y el saqueo en todo el mundo, a costa del resto de la población y de los equilibrios ecológicos del planeta, de manera insostenible por supuesto. En realidad, comunismo y capitalismo son los 2 extremos de una misma noción de sistema económico, basado en el crecimiento continuo en un mundo que es finito. Por eso la caída del comunismo sirvió para reforzar el otro extremo, dando el pistoletazo de salida a la llamada globalización neoliberal.

La actual crisis, que no es sólo económica, sino también social y ecológica, subraya el agotamiento de este modelo.

Pero volviendo al 9 de noviembre de 1989, y las semanas que siguieron, hemos de destacar el trascendental papel que tuvieron líderes políticos como Helmut Kohl, Gorbachov y Bush padre, así como las ansias de reunificación del pueblo alemán. Lamentable la oposición de Thatcher y Mitterrand. En realidad, esto da para un análisis mucho más largo y complejo, relacionado con el papel político de Europa en el mundo. Da la impresión de que la reunificación alemana no tuvo en un primer momento muchos adeptos en Europa. Ayudó más EEUU que los países europeos del Oeste. Cuando en realidad la reunificación alemana era condición sine qua non para el proyecto de construcción europea. Ello explica el pro-americanismo que actualmente muestran los europeos del Este, las dificultades de la ampliación de la UE hacia el Este, el decreciente peso político que parece tener la UE en la escena internacional en asuntos de máxima relevancia (cambio climático, comercio internacional, cooperación, etc.). Claro, Europa ya venía gravemente tocada de 2 Guerras Mundiales…

Anuncios

2 Respuestas a “Berlín, 20 años

  1. ¡Yo también leí el reportaje de El País! Aunque creo que no converso ejemplar, tendré que buscar en las revistas pasadas.
    Coincido en todo lo que dices, poco más que añadir.
    Berlín, la ciudad de las ciudades, dónde se mezcla arte, cultura, vida, juventud, entusiasmo, modernidad, …
    Muy interesante lo del capitalismo-comunismo, ya hablaremos de los sistemas existentes, cómo fueron y cómo deben ser. Es un tema apasionante para tratar.
    Un beso.

  2. …conservo… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s