Promoviendo la islamofobia

La prohibición de construir alminares en Suiza, decisión adoptada mediante referéndum hace unos pocos días, supone un bofetón a la legalidad y un precedente muy peligroso para Europa. Los suizos, pueblo por lo demás ejemplar en cuanto a integración de inmigrantes y multiculturalidad se refiere, han hecho algo muy poco habitual: han tomado la medida de prohibir antes siquiera de que los problemas ocurran. Además, para colmo, lo que se prohibe en un elemento arquitectónico, el alminar, que se toma como cabeza de turco ante la ilusión de que pueda suponer un símbolo de supremacía y dominio del islam sobre las otras confesiones. Es tan absurdo como si aquí prohibiéramos los campanarios, los arcos o los contrafuertes porque pensáramos que con estos elementos las iglesias cristianas están mandando una señal de dominio al resto de creencias, y por tanto dificultando la armonía, la paz y la libertad de credo.

La medida está levantando una lógica indignación entre los practicantes del islam en Suiza (400.000, algunos de los cuales son también suizos) pero también en el resto de Europa y en los países islámicos. Turquía ya ha hecho un llamamiento a los musulmanes para que se retiren los fondos de las cuentas suizas y se boicoteen los productos suizos. Suiza verá así dañada su balanza comercial con los países del Magreb, Oriente Próximo, etc. No es descartable, en estos momentos, una oleada de protestas similar a la que tuvo lugar cuando aquel episodio de las caricaturas a Mahoma.

¿Es esta la manera de tender hacia una Europa abierta y multicultural, en la que los Estados sean acofensionales y la libertad de credo esté garantizada? ¿Así es cómo queremos integrar a Turquía en la UE en el futuro? Desde luego, estamos enviando la señal al mundo árabe de que queremos una Europa exclusivamente cristiana, en la que Turquía no tendrá cabida.

Estamos volviendo a una mentalidad de cruzadas, como si necesitáramos – en nuestro imaginario colectivo – un enemigo exterior para poder reforzarnos los europeos en nuestra identidad cristiana. Es triste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s