Galería

El Berlín´89 egipcio

Nunca pensé que viviría para ver esto. Apenas tenía 10 años cuando cayó el Muro de Berlín, y luego, con los años, nunca pensé que los árabes pudieran protagonizar un fenómeno parecido. Ahora me doy cuenta de cuántos prejuicios han existido en Occidente, que durante décadas ha pensado que la democracia y la libertad eran poco menos que incompatibles con los pueblos árabes y la cultura islámica. Y con tales prejuicios, muchos países occidentales han llegado incluso a sostener algunos de los regímenes sátrapas que acaban de caer o se están en estos momentos tambaleando.

Una cosa es segura: el inicio de la revuelta no ha tenido nada que ver con el hecho religioso, sino con una genuina ansia de libertad, democracia, justicia y dignidad. La globalización de las comunicaciones ha resultado fundamental para el éxito de la protesta.

Durante el último día y medio, la plaza de Tahrir ha sido la puerta de Brandenburgo en noviembre de 1989, con millares de personas celebrando el cambio, abrazándose y manifestando alegría.

Y Occidente debería alegrarse enormemente de la validez universal de tales valores, en vez de mostrarse rácana y miedosa. Vergonzante la actitud de muchos países europeos durante las últimas semanas de acontecimientos en Túnez y Egipto. Actuando así perdemos toda credibilidad ante la juventud que ha explotado en rabia en los países de Oriente Próximo. Seguro que el temor y pasividad europeas tendrán importantes consecuencias en el futuro, que aún no alcanzamos a predecir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s