Archivo de la categoría: José Luis Sampedro

Buen viaje maestro José Luis

Vaya racha llevamos en este blog. Mi último post aquí lo escribí en Navidades para despedir a mi amigo Carlos Segovia. Esta noche lo retomo de nuevo para despedir a uno de mis maestros: José Luis Sampedro, sin duda uno de mis grandes referentes. No por largo tiempo esperado el mazazo ha sido menos doloroso.

RetratoJoseLuisSampedro

Conocí personalmente a aquel joven de ochenta y pico de años, – como solía yo expresarme hace 10 años cuando me refería a él -, en un acto en la Facultad de Económicas de la Universidad de Sevilla, en la primavera de 2002. Tuve el privilegio de conversar unos minutos con aquel joven de desbordante vitalidad y humanidad, y de que me escribiera una bonita dedicatoria de su libro El mercado y la globalización.

Desde entonces creo que he leído casi todo lo que ha publicado sobre economía. Es, junto a José Manuel Naredo, mi economista de cabecera. De sus novelas y cuentos he leído muy poco, lo reconozco. Me aplicaré con empeño para subsanar estas carencias.

Si hubiéramos sido de la misma edad y nos hubiéramos conocido, estoy convencido de que habríamos acabado siendo buenos amigos. Encuentro algunas similitudes entre su vida y la mía. Lo que él contaba sobre su infancia en Tánger lo he podido experimentar yo luego en Sarajevo. También estuve varias veces en Tánger, pues tuve una novia de allí, pero la ciudad tenía ya poco que ver con la que había conocido el maestro, en su momento una ciudad plural, abierta y refugio de las corrientes liberales que huían de las guerras europeas.

Tanger

También esa sensación de ser un inmigrante, de estar de paso, sensación que a mí me alcanzó hace ya algunos años y que a veces puede llegar a ser sumamente incómoda. Pero tiene una gran ventaja: se gana mucho en perspectiva global. En el debe, al menos en mi caso: cuesta comprender la idiosincrasia y los rasgos locales. A mi me pasa con Sevilla, cada vez la entiendo menos. Algún día cambiaré el encabezado de este blog, lleva así desde que lo estrené en 2008.

La primera vez que cité a José Luis Sampedro fue en un artículo que escribí sobre la Cumbre de Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en septiembre de 2002. Decía así: “Mientras exista la vida, existirá la Historia, la sucesión de cambios. De modo que otro mundo no sólo es posible sino que además es seguro“.

Hoy decían que el río Sampedro había llegado al mar. Puede ser, pero yo tengo la firme convicción de que este joven quincemayista, no se ha ido, sino todo lo contrario. Los referentes no mueren, se multiplican, y hoy han nacido en España miles de nuevos Sampedros. Más allá de su obra literaria está su ejemplo de compromiso, entrega, e infinita generosidad. Como bien ha dicho Rosa María Artal, su “personalidad era única, excepcional. Pleno de lucidez, compromiso y una especie de ternura incontaminada. Era alguien que enriquecía en cada aliento de su voz, en sus gestos. Siempre dispuesto a colaborar en las causas justas“.

No cederemos en continuar su legado. Proseguiremos su búsqueda de la libertad, el impulso del pensamiento crítico, y la defensa de las causas justas. Y lo lograremos, pues el orden establecido ya se desmorona, como pudo comprobar José Luis en estos últimos años. ¡Le vamos a dar la vuelta al mundo! Asistimos, no a una época de cambios, sino a un cambio de época. ¡Buen viaje!

Anuncios