Archivo de la categoría: Política

Lo que no nos cuentan del #14N

Escribo este post motivado por un comentario que me ha hecho una amiga a una actualización de estado mía y una foto recientemente subida a mi facebook, en la que denunciaba algunos de los abusos cometidos por el poder (yo lo llamo “el poder”, podéis llamarlo como os guste) ante los manifestantes en el día de la huelga general del #14N. Esta es la foto y mi actualización de estado:

Normalidad en el día de huelga. Poco seguimiento. Un prodisturbio empuja a una mujer, que cae rodando por las escaleras de una estación de metro en Madrid. Algunos municipios han dejado las farolas encendidas durante toda la mañana, para que no haya tanto descenso en el consumo energético, uno de los principales termómetros para evaluar el seguimiento a la huelga.Todo muy normal“.

A lo que mi amiga comenta: “no me gusta dar publicidad a las manifestaciones violentas como suelen ser estas huelgas o juergas generales….pero fotos y vídeos q tb muestran la otra cara del día, te puedo compartir muchos, por ejemplo éste“:

Mi amiga es una persona inteligente, por lo que descarto que se crea de veras que aquellas personas que hacen huelga o asisten a una manifestación se pegan en realidad una verdadera juerga. Muy seguramente sea ironía, la forma más inteligente de humor, según se dice, y yo por mi falta de inteligencia no sea capaz de captarla.

Con respecto al vídeo que aporta, estoy de acuerdo con ella (no lo dice en su comentario, pero la conozco) en que hay que respetar el derecho de aquellas personas que legítimamente han decidido no secundar la huelga y trabajar con normalidad. No apruebo los insultos que le profieren a la comerciante. Yo muy probablemente me habría limitado a darle algún folleto en el que le contaría cómo los recortes están afectando a su establecimiento, y el retroceso tan brutal que estamos padeciendo en cuestión de derechos sociales y civiles. Y a continuación me habría ido por mi camino, sin insultarla.

Sí es cierto, en cambio, que aquellas personas que nunca hacen huelga ni se manifiestan ante la pérdida de derechos (que, por cierto, sí suelen manifestarse y ejercer su oposición cuando los derechos se amplían para otros, como sucedió con el derecho al matrimonio, ampliado para abarcar al colectivo de homosexuales, antes excluido de la posibilidad de elegir esta opción, o la legislación sobre el aborto, reformada para que aquellas mujeres españolas que tuviesen un embarazo no deseado pudieran abortar en condiciones análogas a las que ya tenían el resto de mujeres de buena parte de la Europa occidental), sí disfrutan posteriormente de los avances sociales conquistados por aquellos que sí se manifestaron e hicieron huelga en su día. Espero el día en el que alguien contrario a las protestas contra los recortes sociales dé el paso, y de motru propio, renuncie a los avances conquistados una vez se haya podido poner coto a tales recortes, pues en modo alguno contribuyó a ello, asumiendo para sí mismo y sine die el mantenimiento de su actual situación de precariedad. No sucederá, de modo que comerciantes como la del vídeo aportado por mi amiga, al igual que muchísimos más comerciantes y trabajadores de todo tipo, se beneficiarán de los logros conquistados por aquellos que sí protestaron. Y yo me alegraré por ellos, faltaría más. Pero cierto es que tales logros tardarán más en llegar, al no haberse sabido sumar a la protesta en su momento, debilitándola, de ahí el enojo y los insultos de los jóvenes del vídeo, que no apruebo ni comparto pero que puedo entender.

Por otro lado, episodios como este de facebook, que se suman a muchas otras situaciones y debates sostenidos en los últimos meses con amigos y colegas de diversa afiliación ideológica, me ayudan a concluir que en el fondo, lo que sucede es que cada uno vive más o menos a gusto en su “zona de confort ideológica”, sin plantearse observar más allá. Están a gusto con su dogma, se sienten parte de una “familia política/ideológica”, y no la van a cambiar por nada del mundo, aunque las mismas políticas y medidas serían objeto de enorme crítica si las aplicara un gobierno de distinto color político: por el simple hecho de que no serían “de los nuestros”, con independencia de lo que digan, propongan, o hagan. Esto último no se detiene uno a analizarlo de forma juiciosa y lo más objetiva posible.

Cierto es que no todo el mundo es así, afortunadamente. La prueba está en que el gobierno del PP está bajando significativamente en valoración ciudadana. Hay mucha gente descontenta y muchos votantes del PP en noviembre de 2011 que ahora mismo no votarían a este partido, de haber elecciones próximamente. Pero hablo del “núcleo duro”, de aquellos que están a gusto con su cosmovisión, su dogma. Me preocupan estas personas, puesto hacen muy difícil cualquier intento de acercamiento y diálogo. No hablemos ya de establecer acuerdos. Por cierto, a pesar de que lo expresado hasta ahora (núcleo duro, a gusto con su dogma, etc.) se sobreentienda que está referido a ciertos seguidores del PP, quisiera aclarar que pasa exactamente igual con ciertos seguidores del PSOE. Exactamente igual.

Al menos, por si acaso pudiera ayudar a alguien (de los seguidores acérrimos del PP, en este caso) a salir de su zona de confort, aventurarse a cuestionarse algunas de las medidas tomadas por el actual gobierno, mirar con otros ojos el #14N, leer “entre líneas” (este debería ser uno de los grandes objetivos de la Universidad; enseñar a leer entre líneas, a cuestionarse las cosas, a pensar, etc., bueno, esto sería motivo de otro post específico sobre la educación en España), empezar comprender que no todos los manifestantes son violentos (de hecho, no lo son casi ninguno), que a menudo las cargas policiales empiezan por “provocaciones” efectuadas por la policía secreta para justificar de este modo las cargas (esto último lo he vivido en persona, puedo dar fe), que el gobierno ha llevado a cabo actuaciones infames para intentar minimizar los efectos de la jornada de hoy, etc., etc., os dejo a continuación una serie de fotos y vídeos que difícilmente puedan ser encontrados en los medios de comunicación de masas, al servicio del “poder”:

– Farolas encendidas a plena luz del día, en varias ciudades españolas, durante la jornada de hoy. Sobreentendemos que se ha hecho con el motivo de incrementar el consumo eléctrico y compensar el descenso de consumo debido al parón en industrias y empresas. Recordemos que el descenso en el consumo energético (particularmente el eléctrico) es uno de los principales termómetros con los que evaluar el éxito de una convocatoria de huelga general.

Antidisturbios pegando a personas indefensas (incluso a un niño de 13 años) que en ningún momento han mostrado una actitud violenta.

Policía secreta entre los manifestantes, provistos de palos para generar tensión, hacer algo de daño y finalmente provocar la carga de sus compañeros antidisturbios. Los policías son descubiertos por los manifestantes y huyen corriendo, momento que recoge el vídeo. El vídeo no es de buena calidad y no dura mucho, pero lo suficiente para comprender la situación y los hechos de manera inequívoca.

Policía secreta que se hace pasar por periodista, goza del respaldo de sus compañeros (policías) para grabar cuando a ningún otro periodista se le está permitiendo hacerlo, y además se muestra desafiante con los manifestantes, a quienes graba uno a uno.

– La Delegada del Gobierno en Madrid, la inefable y siempre dicharachera Cristina Cifuentes, asegura que a la manifestación de Madrid han acudido unas 35.000 personas.

Recomendaría a Cristina Cifuentes que viera de nuevo (o por primera vez, caso de que se lo hubiera perdido de niña) este capítulo de Barrio Sésamo en el que se enseñaba a sumar.

– Y finalmente nos despedimos – que ya es muy tarde (empecé a medianoche, a raíz del comentario de mi amiga en facebook, pero entre búsqueda de vídeos, fotos, redacción, etc., son ya casi la 01:30) y mañana hay que seguir luchando por sacar este país adelante -, con la imagen del niño de 13 años al que hacíamos referencia en uno de los vídeos de arriba. Sin duda, la imagen de la España de Rajoy. Buenas noches!

Srebrenica 1995, Siria 2012. ¿Hemos aprendido algo?

Un día después de que el mediador de las Naciones Unidas en el conflicto sirio, Kofin Annan, admitiera el fracaso de su plan de paz y presentara su dimisión del cargo, se ha reunido (ayer viernes) la Asamblea General de la ONU para aprobar una tibia resolución de denuncia de la represión protagonizada por el régimen de El Asad en Siria. Decimos tibia porque la resolución elimina de su texto, fruto de las presiones de Rusia y China, la exigencia de que El Asad abandone el poder.

En defensa de la Asamblea General, cabe reconocer, en cambio, que trató en su reunión de ayer de presionar al Consejo de Seguridad, instándolo a que supere la parálisis en que lo tiene sumido el veto de China y Rusia a condenar al Gobierno de El Asad. Cabe recordar que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas es el único órgano capaz de imponer sanciones y abrir la vía a una misión armada de la Alianza Atlántica.

A todo esto, han tenido que transcurrir 16 larguísimos meses de sangriento conflicto y contarse unos 20.000 fallecidos (según los rebeldes), pero sobre todo ha tenido que renunciar expresamente Kofi Annan a su papel de mediador y abandonarse su plan de paz, para que el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, haya dado un paso al frente con una de sus declaraciones más rotundas hasta la fecha, la primera en la que invita a la acción: dijo que “hay indicios de crímenes contra la humanidad o crímenes de guerra en la ciudad siria de Alepo en los últimos días“. Y añadió que “debemos demostrarle a la ciudadanía de Siria que aprendimos las lecciones de Srebrenica“. ¡A buenas horas!.

Para empezar, de indicios nada. Son evidencias. He aquí una fotografía distribuida por la agencia EFE hace ya bastante semanas.

Nada me gustaría más que la comunidad internacional demostrase que verdaderamente aprendió las lecciones de Srebrenica. Pero me temo que no las aprendió. Ojalá me equivoque.

Hagamos un poco de memoria con respecto a la matanza de Srebrenica. Muy recomendables esta tribuna de Ángel Santa Cruz y este reportaje de El País, ambos texto de finales de los noventa. Para una comprensión profunda, no sólo de lo que pasó en Srebrenica, sino de la Guerra de Bosnia en su conjunto, resultan imprescindibles las crónicas que Ramón Lobo escribió para El País en los 7 viajes que realizó entre 1993 y 1995 para cubrir el conflicto. Están todas ellas reunidas en este post de su blog. En julio de 2005, diez años después de la matanza, Ramón regresó a Srebrenica y escribió este reportaje. Muy recomendable también este otro texto suyo, de 2010. Fundamental, también, por supuesto, el demoledor informe sobre la caída de Srebrenica publicado por Naciones Unidas en noviembre de 1999, donde trata depurar responsabilidades y extraer lecciones para el futuro. El informe es largo (126 páginas) y complejo, pero al menos debe repasarse el epígrafe final de “Lecciones para el futuro”. Contiene 9 párrafos, que trataré de resumir a continuación (la negrita es mía):

  1. Las operaciones de mantenimiento de paz que se utilicen como sustituto de un consenso político probablemente fracasarán. El mantenimiento de la paz y la guerra son actividades diferentes que deben mantenerse separadas. Nunca más se deberán desplegar fuerzas de paz en situaciones en las que no se haya concertado una cesación del fuego o un acuerdo de paz.
  2. Las zonas protegidas y zonas seguras sólo tienen sentido si las partes beligerantes están de acuerdo en proteger a la población civil y decretan un alto el fuego en esas zonas. Imponerlas desde el exterior cuando las partes beligerantes no las reconocen y continúan con la guerra, no tiene sentido, y menos aún pretender protegerlas con fuerzas de paz en lugar de con una fuerza militar disuasiva digna de crédito.
  3. La falta de una comprensión verdaderamente profunda de los objetivos bélicos serbios, tuvo consecuencias en los planos político y militar, y condujo a la ONU a una política de apaciguamiento.
  4. A pesar de que la responsabilidad principal por lo ocurrido corresponde a los que perpetraron la masacre, la comunidad internacional en su conjunto, el Consejo de Seguridad, la Secretaría de Naciones Unidas y la misión en el terreno tuvieron también su parte de responsabilidad debido a su parálisis inicial y demora en el uso de la fuerza.
  5. La lección fundamental es que, ante cualquier intento deliberado y sistemático de aterrorizar, expulsar o asesinar a toda una población, es preciso recurrir resueltamente a todos los medios necesarios para frustrarlo y demostrar la voluntad política de aplicar las medidas que correspondan hasta su conclusión lógica. En los Balcanes ha sido necesario aprender esta lección no una, sino dos veces (Bosnia y Kosovo). No se puede tratar de concertar un arreglo negociado con un régimen sanguinario y sin escrúpulos.
  6. La experiencia de las Naciones Unidas en Bosnia ha sido una de las más difíciles y penosas de su historia. A causa de nuestros errores, nuestra falta de criterio y nuestra incapacidad para reconocer la magnitud del mal al que nos enfrentábamos, dejamos de cumplir con nuestro deber de salvar a la población de Srebrenica de la campaña serbia de asesinatos en masa. Lamentamos profundamente las oportunidades perdidas para restablecer la paz y la justicia. Lamentamos profundamente que la comunidad internacional no actuara resueltamente para poner fin al sufrimiento de Srebrenica y a una guerra que había causado tantas víctimas. Srebrenica cristalizó una verdad que las Naciones Unidas y el mundo entero comprendieron demasiado tarde: Bosnia no era sólo un conflicto militar, sino también un imperativo moral.
  7. En última instancia, el único acto de desagravio significativo y perdurable que podemos ofrecer a los ciudadanos de Bosnia y Herzegovina que depositaron su confianza en la comunidad internacional, consiste en hacer en el futuro cuanto esté a nuestro alcance para que nunca vuelvan a ocurrir tragedias como ésta. Cuando la comunidad internacional contrae solemnemente la promesa de salvaguardar y proteger a civiles inocentes de una matanza, debe estar dispuesta a respaldar su promesa con los medios necesarios.
  8. Para asegurarnos de que hemos aprendido cabalmente las lecciones de los trágicos acontecimientos descritos en este informe, insto a los Estados Miembros a que inicien un proceso de reflexión y análisis centrado en las cuestiones fundamentales que se han señalado aquí, con miras a definir claramente y mejorar la capacidad de las Naciones Unidas de responder a conflictos de distinta índole. Propongo que abordemos cuestiones tales como la disparidad entre los mandatos y los medios para cumplirlos; la inadecuación de los factores simbólicos de disuasión ante las campañas sistemáticas de violencia; la ambivalencia generalizada, en las Naciones Unidas, con respecto al uso de la fuerza para establecer la paz; la cuestión de una ideología institucional de imparcialidad aún en los casos de intento de genocidio y toda una serie de cuestiones doctrinarias e institucionales que afectan profundamente la capacidad de las Naciones Unidas de mantener la paz y ayudar a proteger a las poblaciones civiles en los conflictos armados. La Secretaría está dispuesta a participar en ese proceso.
  9. En el presente informe se describe en detalle, de manera meticulosa, sistemática, exhaustiva y, en última instancia, desgarradora, el descenso de Srebrenica a un abismo de horror sin paralelo en la historia de Europa desde la segunda guerra mundial. Insto a todos a que lo examinen atentamente. Los hombres acusados de este crimen de lesa humanidad nos han recordado a todos, y en particular a las Naciones Unidas, que el mal existe. Nos han enseñado también que el compromiso contraído por las Naciones Unidas de poner fin a los conflictos en el mundo no excluye los juicios morales; al contrario, los exige.

Mucho me temo que ni la Asamblea General de las Naciones Unidas, ni la Secretaría, ni el Consejo de Seguridad, ni los Estados Miembros, ni la opinión pública, hemos aprendido las lecciones de Srebrenica y en general de la guerra de Bosnia. Y ya sabemos que cuando no se aprenden o no se quieren aprender las lecciones de la Historia, ésta acaba por repetirse.

Así que por favor, ¡ACTÚEN YA! ¿A qué están esperando?

Galería

¡Joder, qué tropa!

Como ya dijera el Conde Romanones: “¡JODER, QUÉ TROPA!“. 1- Francisco Camps (PP), Valencia, IMPUTADO Caso Gürtel. 2- Ricardo Costa (PP), Valencia, IMPUTADO Caso Gürtel. 3- Xicu Tarres (PSOE), Baleares IMPUTADO Caso Eivissa. 4- José Manuel Tortosa (PP) Parlamento Autonómico … Sigue leyendo

Mi querida España, mi querida Bosnia

¿Os acordáis cuando Rajoy dijo, poco antes de irse al partido inaugural de España en la pasada Eurocopa, que aquella línea de crédito (el famoso “rescate”, entonces innombrable) sólo tendría condiciones para los bancos, y en ningún caso para los ciudadanos?

Ayer en el Congreso, la troika se hizo carne, e incluso vísceras, como ha apuntado el siempre ínclito Nacho Escolar en un post al respecto. El anunciado recorte o ajuste de gasto público (el mayor de la historia; 65.000 millones en 2 años y medio) es, ¡qué casualidad!, tremendamente parecido a la cuantía que se ha de reunir para rescatar al sector bancario. Ha coincidido en el tiempo con la llegada a Madrid de la marcha de mineros que ha recorrido durante 19 días medio país para exigir al gobierno el mantenimiento de unas ayudas que ya estaban comprometidas y previstas con anterioridad.

Tras recorrer por la noche la Gran Vía madrileña, arropados por miles de madrileños, los mineros y sus miles de acompañantes (la “marea verde” de docentes, mineros portugueses, miembros del 15M, parados, jubilados, trabajadores de otros sectores, etc.) recorrieron la mañana siguiente el Paseo de la Castellana para manifestarse finalmente enfrente del Ministerio de Industria.

Esta manifestación en la Castellana, ayer miércoles 11 de julio, fue violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad del Estado. El siguiente vídeo ayuda a comprender mejor cómo se inició la represión.

Volviendo a la simetría entre el terrible ajuste anunciado (a lo que se añade la supresión de las ayudas a la minería del carbón) y las ayudas a la banca, yo personalmente prefiero ayudar y subvencionar por su actividad a los mineros, pero no sólo mineros, también docentes, investigadores, médicos y un sinfín de oficios que llevan meses padeciendo unos recortes presupuestarios durísimos, cuando no son ellos, recordemos, los causantes de la crisis.

Con respecto a la subida del IVA, no hace mucho Rajoy afirmaba que “subir el IVA era un disparate en tiempos de crisis, y que suponía la puntilla para nuestro comercio, nuestro turismo y nuestra industria“, en referencia a la anterior subida impuesta por el gobierno socialista que le ha precedido. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, inició una campaña de recogida de firmas y organizó diversos actos en contra de aquella subida.

El señor Rajoy, entonces líder de la oposición, participó en algunos de aquellos actos contra la subida del IVA, como por ejemplo este en Leganés.

No hay mayor deterioro y pérdida de capital político de un gobernante, que cuando queda retratado consigo mismo. Lo de ayer fue un desmentido total y absoluto de si mismo, quedando completamente descalificado su programa electoral con el que se presentara en noviembre. Rajoy ya se encuentra en la misma situación en la que se encontraba Zapatero tras su giro de mayo de 2010, en lo que a distanciamiento con respecto a lo expresado en el programa electoral se refiere.

Para colmo, el Nobel Krugman ya ha advertido que las medidas anunciadas no tienen ningún sentido, y no van a permitir que España reduzca su déficit o cree empleo. Su post (en inglés) en su blog del New York Times se titula “Pontless Pain in Spain”. Algo parecido cuenta Antonio Estella, pero de manera quizá más fácil de entender: situación circular sin salida o regla del catch-22.

Yo, mientras tanto, asisto desde Eslovenia a este fracaso colectivo en el que parece haberse convertido España. Parece que no saldremos de esta situación en años. La esperanza de que sea antes me la dan manifestaciones como las de estos días en Madrid. Sólo desde el activismo ciudadano, la cooperación y la unión entre todos nosotros, trascendiendo a los “líderes” políticos, podremos cambiar esta deriva y superar el derrumbe intelectual y moral que se encuentra detrás de esta crisis. Primero ha habido un derrumbe intelectual y moral de la sociedad en su conjunto, fruto de unos valores desenfocados que han estado operando durante demasiado tiempo, y como consecuencia tenemos ante nosotros la actual situación de crisis (=cambio) económica, financiera y política. Y no al revés.

Hoy, desde Maribor, – Capital Europea de la Cultura 2012 -, me acuerdo como nunca de aquella canción que cantara Cecilia durante el Franquismo. Se llamaba “Mi querida España“, y lo que cuenta me recuerda muchísimo a los tiempos actuales.

En unas horas salgo hacia Bosnia, mi querida Bosnia, Un territorio al que siempre quiero volver, y al que echo de menos tanto o más que a España cuando no estoy allá. Sarajevo, muy particularmente, supone mucho para mí. Se ha convertido en parte de mí. La llevo muy adentro, y yo, por otro lado, ya formo parte del “alma” de esa ciudad. Y es que tiene alma, a diferencia de mi decadente ciudad natal, aunque eso es otra historia…

When you smile, it makes me smile. When you cry, I can’t help but cry. Sarajevo, it’s you I long for, how you suffered silently troughout the ages. I cared for you, I’d die for you. I carry you in my heart, Sarajevo. Don’t live in fear, nor in regret. You should forgive, but never forget“.

La semana que viene os cuento mis impresiones de este fin de semana en Sarajevo. De momento os dejo con este post sobre Bosnia, que escribí el pasado abril en Madrid y que recupero ahora para la ocasión.

Reflexiones tras #debateBosnia

Hace unas horas he regresado del coloquio-debate sobre Bosnia que El PAÍS había organizado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, con la participación de los periodistas y reporteros de guerra Gervasio Sánchez, José Luis Márquez, Alberto Sotillo y Maite Rico, y la moderación de Alicia Montano, debate que ha podido seguirse por twitter con el hashtag o etiqueta #debateBosnia.

Vuelvo en general contento con lo que he visto y escuchado. Una sala al 100% de su capacidad y con gente sentada en el suelo, en los pasillos. Mucha gente joven, lo que significa que el tema sigue interesando a las nuevas generaciones y que hay mucha gente sensibilizada aún por lo ocurrido, a pesar de que hayan pasado 20 años. Y unos periodistas con una gran profesionalidad y rigor, y unos principios éticos y morales bien sólidos.

Pero también vuelvo a casa algo frustrado y sorprendido, fundamentalmente por 2 razones:

1) He estado bastantes minutos con la mano levantada al final, en el turno de preguntas del público, sin que finalmente pudiera intervenir por falta de tiempo y exceso de manos levantadas. En este sentido, critico que se empezara con retraso, y que los periodistas se extendieran en demasía en sus intervenciones, a menudo incluso algo reiterativas. Especialmente parlanchín resultó Gervasio Sánchez, quien acaparó buena parte del tiempo total de coloquio. Considero que se tendría que haber sido más estricto en el control de los tiempos de intervención, y haber facilitado una mayor participación del auditorio.

2) Fui al acto pensando que me encontraría con un repaso histórico a las entrañas de la guerra, y análisis históricos y políticos sobre lo que allí pasó. Me encontré con que el grueso del coloquio se centró en el periodismo de la guerra, en el sentido del oficio del periodista en el seno de una guerra. Sólo al final se habló también de la guerra en sí, de sus atropellos, masacres y barbarie entre las 3 facciones enfrentadas. Del vergonzoso papel de la comunidad internacional y de los cascos azules de UNPROFOR. De Solana, Mladic, Karadzic, Milosevic, etc. También de la organización institucional y política existente en la actualidad en Bosnia y el devenir del país en el marco del ingreso de Croacia en la UE el año próximo y la aceptación de Serbia como país aspirante. Ya sé que el acto lo organizaba un periódico, pero ¿cómo es que en un debate sobre la guerra de Bosnia sólo se llama a periodistas para la mesa, y a ningún historiador, diplomático o analista político? 

De la brutalidad de la guerra no voy a decir nada, pues ya está todo dicho en el post anterior y en las múltiples crónicas y reportajes contenidos en el post de Ramón Lobo que cito y vinculo expresamente.

Sí repasaré aquí algunas cosas del coloquio que me han llamado la atención. Empezaré por la afirmación de Gervasio Sánchez de que esta guerra permitió democratizar al ejército español allí desplazado como fuerza de paz. Hasta entonces, según nos ha contado Gervasio, el ejército mantenía reminiscencias de la época franquista, y no fue hasta Bosnia cuando entra por primera vez en contacto con una población civil desesperada y agonizante. Los cascos azules españoles fueron en líneas generales bien recibidos por la población musulmana de Móstar, donde se encontraban destacados. Mucho más, en comparación, que los soldades franceses, alemanes o británicos, por ejemplo, que operaban en la parte de Bosnia central y oriental, mucho más peligrosa, y en la que no podían bajarse de los carros blindados para interactuar con la población local, so riesgo de ser también tiroteados por los francotiradores serbios. Los españoles sí lo hicieron en Móstar, pudiendo charlar con la población local a la que habían de proteger. Cierto, también, que el ejército español era mucho más tierno e ingenuo que el francés, alemán o norteamericano, pues era su primera misión en el extranjero desde la restauración de la democracia.

Otro aspecto del debate se centró en el asedio de Sarajevo y el papel de los periodistas en él. Al sufrir los periodistas también el asedio, -a diferencia de otras guerras donde los reporteros van al frente, graban, y luego se retiran al hotel a descansar y elaborar sus crónicas -, se igualaban notablemente con la población local asediada. El famoso Hotel Holidays Inn de Sarajevo, donde se alojaba la prensa venida de todo el mundo, fue también bombardeado. Hay periodistas que tuvieron que dormir en sacos de dormir casi a la intemperie, en habitaciones a las que le faltaba parte de la pared, etc. El resultado de la convivencia de los periodistas con la población local, y el hecho de que compartieran  la misma sensación de asedio y de carestía de recursos, generó un sentimiento de sufrimiento compartido, que derivó en un periodismo “moralizante”, en palabras de Gervasio Sánchez y Alberto Sotillo, inédito hasta el momento por lo menos en los países occidentales. Los periodistas ponían en aquel entonces todo su empeño de hacernos llegar la barbarie, trataban de sacudirnos y remover nuestras conciencias y las de nuestros políticos, a fin de que los que tomaban las decisiones pudieran hacer algo útil que parara la guerra.

También se habló en el debate del papel del Tribunal Penal Internacional para la Ex-Yugoslavia, donde han comparecido ya más de 40 acusados. Como también de las violaciones masivas de mujeres, por las cuales sólo 18 personas fueron detenidas y, de éstas, sólo 12 finalmente juzgadas.

Se ha hablado también, y mucho, de Srebrenica, y de la pasividad de los cascos azules holandeses. Ha habido consenso entre los miembros de la mesa de que la culpa en sí no la tenían los cascos azules, sino los líderes que estaban en Bruselas, Washington, etc.

Se ha arremetido contra un tipo de periodismo sensacionalista que se recrea en las desgracias ajenas y no tiene escrúpulos con tal de conseguir una exclusiva, reiterándose la necesidad de combatir este tipo de periodismo y actuar en todo momento con el máximo rigor y profesionalidad.

Se ha criticado duramente a los líderes de la ONU, la UE, y la OTAN, que sin duda pudieron hacer mucho más de lo que hicieron. Simplemente, la comunidad internacional no tenía el menor interés en Bosnia.

Y finalmente, con respecto al futuro que tiene Bosnia ante sí, se ha discutido sobre la tremenda desorganización que padece, lo ilógica de su composición institucional, la corrupción que campa a sus anchas, etc. La UE no debería seguir financiando a Bosnia, a menos que ésta acepte una profunda recomposición y reestructuración institucional. Actualmente su estructura como país es totalmente ilógica, y la UE está asentada sobre el principio de los estados-nación, de modo que o Bosnia cambia y evoluciona, o tendrá cada vez más difícil un remoto ingreso en la Unión. El año que viene entra Croacia en la UE, y Serbia ha sido admitida como país aspirante. En el futuro, cuando Serbia esté en la UE, Bosnia Herzegovina estará emparedada entre 2 países que estarán en la UE, con lo que tendrá que espabilar y aprender de sus vecinos. De lo contrario, se le multiplicarán los problemas, pues ya Serbia estará ocupada en sus asuntos en la UE y no financiará sine die a los serbios de la república Srpska, como hace ahora y desde hace años.

Finalizo el post con el motivo por el que levanté la mano para intervenir en el turno de preguntas. En primer lugar, quería repasar la toma de Gorazde, de la que se habla mucho menos que de Srebrenica. El modo en que los paramilitares serbios se mofaron de UNPROFOR y de la comunidad internacional clama al cielo y me llena de indignación. Me hubiera gustado preguntarles a los miembros de la mesa si no creían que la masacre perpetrada en Gorazde tal vez fuera  una operación calculada por los serbios para medir la reacción de las potencias occidentales y las fuerzas de paz de la ONU. Una especie de termómetro para valorar hasta dónde podían llegar; dicho con todas las letras, hasta dónde Occidente les dejaba llegar en su barbarie. Una antesala, en suma, a lo que luego sucedería en Srebrenica. Y la segunda cuestión que me hubiera gustado preguntarles, en relación a Srebrenica y a raíz de las críticas realizadas a los mandatarios occidentales para descargar de responsabilidad a los cascos azules que estaban en el terreno, es si no pensaban que éstos, y especialmente su jefe Philippe Morillon, habían tenido también una gran responsabilidad al dejar el enclave e incumplir el mandato de la ONU de proteger a la población civil. El encuentro de P. Morillon con Mladic y el brindis con rakija lo dice todo. Para mi es la imagen de la vergüenza.

Carta al tercer candidato del PSOE

Acabo de recibir por correo electrónico la reflexión de un amigo (Chema Fernández Ojeda) sobre el XXXVIII Congreso del PSOE que ha empezado hoy en Sevilla. Chema enfoca su reflexión a modo de “carta abierta”, dirigida al “tercer candidato del PSOE”. Nos pide que la difundamos en nuestras redes sociales y blogs, así que aquí os la dejo, sin ninguna manipulación por mi parte. Espero que disfrutéis con su lectura.  A mí me ha gustado bastante en líneas generales, aunque no coincido plenamente con el autor en el tema de Cuba. Por cierto, no soy, ni he sido nunca, militante del PSOE. Simplemente soy un ciudadano preocupado por la deriva que está tomando la izquierda en nuestro país.

Carta al tercer candidato del PSOE

¿Dónde estás? Llevaba semanas esperando que aparecieras para presentarte a Secretario General del PSOE, pero al final no has llegado a tiempo. Ha sido una lástima para este partido centenario, para sus ideas, sus militantes y sus simpatizantes. Los elefantes del PSOE ya lo tienen todo atado y bien atado. No estarás en ese congreso en el que al final la montaña parirá un ratón, sea cual sea el resultado. No estarás, te decía, ni tú ni los miles de jóvenes soñadores y cargados de ideas que creyeron en este partido ya no sólo como una simple opción política, sino como un proyecto vital, de valores y principios que nos invitara a luchar para ser mujeres y hombres mejores en un mundo también mejor.

Es posible que al final te haya dado miedo enfrentarte sin red al aparato gris y oscuro del partido con sus dirigentes cooptados, sus intereses de limusina y sillón y sus buenos puñados de dólares cada final de mes con sus planes de pensiones bien seguros para el futuro. Tal vez hayas entendido que este congreso fue diseñado para que nada en el fondo cambiara, para que los barones ladren y la militancia calle.

Quizás hayas visto imposible devolver al PSOE a la cuna que jamás debió abandonar. Te recuerdo que desde hace años antepusimos la permanencia en el poder a las ideas por las que murieron los socialistas que fundaron este partido, muchos años antes de que tú y yo naciéramos, en un tiempo en el que si hacías política de izquierdas podías terminar alineado frente a una tapia, enterrado bajo una cuenta, podrido en las cárceles o, como mal menor, condenado al olvido del exilio.

Te recuerdo que desde hace muchos años nos hemos acostumbrado, en el PSOE, a no pedir responsabilidades cuando se pierden las elecciones, tanto a los candidatos como a los dirigentes. El verbo dimitir no se conjuga y eso que llevamos desde los noventa perdiendo Ayuntamientos, Diputaciones y CC AA. ¿Y qué decir de las últimas debacles de mayo y noviembre? ¿Alguien ha dimitido? Todos estos perdedores nacionales, autonómicos y provinciales son los que van a decidir el Congreso entre dos candidatos perdedores. ¿Y esta es la perspectiva de renovación y cambio? Sin duda, más carbón para el fuego de Rajoy.

Como bien conoces el debate y la crítica han sido yuguladas en estos últimos años. La reflexión ha sido sustituida por la sumisión y el aplauso. El acceso a los jóvenes bloqueado. Todos los que han estado en los poderes del Estado y del partido han participado en estas políticas, y, de manera notable, los dos candidatos que se presentan a secretario general. ¿Cómo pueden decir los dos candidatos que estaban en desacuerdo con ciertas medidas económicas que se aprobaban en los Consejos de Ministros y luego votaban a favor?

Eso sólo sería creíble si hubieran dimitido en su momento y hubiesen preparado una alternativa. No se puede hacer borrón y cuenta nueva de todos los desaguisados cometidos por los Gobiernos de Zapatero, que han sido numerosos y abundantes. De todos ellos fueron partícipes los actuales candidatos, que prefirieron seguir gozando de las mieles del poder a pronunciar una palabra en contra.

Ninguno de los dos candidatos, que se sepa en estos años, ha hecho o ha propiciado reflexiones teóricas de lo que debe ser la izquierda socialista en España. Tampoco han dicho qué hacer para enfrentarse a la infamia del capital y sus pústulas mercantiles, ni si prefieren a defender con uñas y dientes a Cuba y su Revolución o a la OTAN y a las bombas made in USA. Más bien, hasta dónde se  sabe, han hecho todo lo contrario.

Pero no, al final no estarás tú. No faltarán las viejas momias y su coro de adláteres falderos, los advenedizos, los oportunistas y, desde luego, los que provienen del más destilado franquismo (Bono, Chaves, Fernández Vara, etc)

Muchos afiliados, simpatizantes y socialistas de cuna y tronco esperábamos que llegaras para que abrieras unas puertas cerradas, que te hubieras comprometido a llevar los colores rojos y violetas a la sangre mortecina de este partido, que no tuvieras miedo a perder, porque habrías demostrado coraje, arrojo y valentía frente a lo establecido y lo conocido, que es aburrido, previsible, decepcionante y sobre todo un grandísimo e inmenso error. 

Cuánto lo siento.

Autor: José Mª Fernández Ojeda

Refundando la Unión..

Ya sólo nos quedan 2 días para el inicio del fin del mundo, como nos recuerda con ironía el genial Ramón Lobo en su post de hoy en “Aguas Internacionales“.

Estamos pasando un Puente de la Constitución de lo más atípico. El pasado día 6 asistimos el bochornoso espectáculo de ver a políticos violadores cortejando a su violada en los actos que a estos efectos se prepararon en el Congreso, entre “un gran alboroto de pitos y timbales”, que diría nuestro querido Melquíades en Cien Años de Soledad. Así lo reflejaban Vergara y Forges:

Mientras tanto, parece que una mayoría de españoles sólo piensa en el próximo clásico entre el Madrid y el Barcelona, el partido del siglo que “toca” este mes, o en las compras de Navidad, que nos repasa con una aguda ironía Rosa María Artal en este genial post de su blog.

Y todo ello en plena Era del Ahorro Presupuestario, con el Show de Merkozy en plena faena de refundar el capitalismo y la UE.

Asistimos a una pérdida de soberanía y a un deterioro de la calidad de la democracia como pocas veces se había visto antes, con una Europa al dictado de Merkozy y unos parlamentos nacionales e instituciones comunitarias absolutamente doblegados. Los poderes económicos y financieros reinan a sus anchas, y ponen de rodillas a países enteros, luego de haber sido “rescatados” precisamente por estos, que se endeudaron precisamente en este menester, circunstancia por la que ahora los rescatados arremeten contra su insolvencia. De locos.

José Luis Sampedro resume la situación con estas palabras: “el sistema ha organizado un casino para que ganen siempre los mismos”, recogidas hoy mismo en el blog de José Luis Merino.

El escenario que se nos presenta este fin de semana es desolador. Pero no podemos permitir que el pesimismo nos derrote, y el miedo que tratan de infundirnos logre paralizarnos. Porque esta es otra de las claves de la crisis actual: provocar que la gente esté tan aterrada, con tanto miedo sobre su futuro más inmediato, que acepte sin rechistar todas las medidas que se impongan aunque vayan en contra de la mayoría de la población.

Hemos de mantener la capacidad crítica, auto-organizarnos como sociedad civil y emprender nosotros el cambio. El statu quo, como su nombre indica, no lo hará por nosotros. El camino que tenemos por delante es duro, pero o empezamos a transitarlo ya, o luego será demasiado tarde. Hace falta educar en valores, y poner en el centro aquellos (solidaridad, cooperación, generosidad, desprendimiento…) que precisamente habían sido denostados por el neoliberalismo rampante.

Despedimos este post con una entrevista a Jorge Riechmann que hemos leído esta mañana, y que nos ha llenado de alegría e ilusión. Gracias a esta entrevista, además, hemos tenido conocimiento del blog de Jorge: “tratar de comprender, tratar de ayudar“, que nos parece tremendamente sugerente y vital, tal y como es la obra de Jorge.

En futuros posts os contaré algunas de las cosas que he aprendido leyendo y escuchando a Jorge, y comentaremos algunos de sus maravillosos ensayos.