Archivo de la etiqueta: Huelga general

Lo que no nos cuentan del #14N

Escribo este post motivado por un comentario que me ha hecho una amiga a una actualización de estado mía y una foto recientemente subida a mi facebook, en la que denunciaba algunos de los abusos cometidos por el poder (yo lo llamo “el poder”, podéis llamarlo como os guste) ante los manifestantes en el día de la huelga general del #14N. Esta es la foto y mi actualización de estado:

Normalidad en el día de huelga. Poco seguimiento. Un prodisturbio empuja a una mujer, que cae rodando por las escaleras de una estación de metro en Madrid. Algunos municipios han dejado las farolas encendidas durante toda la mañana, para que no haya tanto descenso en el consumo energético, uno de los principales termómetros para evaluar el seguimiento a la huelga.Todo muy normal“.

A lo que mi amiga comenta: “no me gusta dar publicidad a las manifestaciones violentas como suelen ser estas huelgas o juergas generales….pero fotos y vídeos q tb muestran la otra cara del día, te puedo compartir muchos, por ejemplo éste“:

Mi amiga es una persona inteligente, por lo que descarto que se crea de veras que aquellas personas que hacen huelga o asisten a una manifestación se pegan en realidad una verdadera juerga. Muy seguramente sea ironía, la forma más inteligente de humor, según se dice, y yo por mi falta de inteligencia no sea capaz de captarla.

Con respecto al vídeo que aporta, estoy de acuerdo con ella (no lo dice en su comentario, pero la conozco) en que hay que respetar el derecho de aquellas personas que legítimamente han decidido no secundar la huelga y trabajar con normalidad. No apruebo los insultos que le profieren a la comerciante. Yo muy probablemente me habría limitado a darle algún folleto en el que le contaría cómo los recortes están afectando a su establecimiento, y el retroceso tan brutal que estamos padeciendo en cuestión de derechos sociales y civiles. Y a continuación me habría ido por mi camino, sin insultarla.

Sí es cierto, en cambio, que aquellas personas que nunca hacen huelga ni se manifiestan ante la pérdida de derechos (que, por cierto, sí suelen manifestarse y ejercer su oposición cuando los derechos se amplían para otros, como sucedió con el derecho al matrimonio, ampliado para abarcar al colectivo de homosexuales, antes excluido de la posibilidad de elegir esta opción, o la legislación sobre el aborto, reformada para que aquellas mujeres españolas que tuviesen un embarazo no deseado pudieran abortar en condiciones análogas a las que ya tenían el resto de mujeres de buena parte de la Europa occidental), sí disfrutan posteriormente de los avances sociales conquistados por aquellos que sí se manifestaron e hicieron huelga en su día. Espero el día en el que alguien contrario a las protestas contra los recortes sociales dé el paso, y de motru propio, renuncie a los avances conquistados una vez se haya podido poner coto a tales recortes, pues en modo alguno contribuyó a ello, asumiendo para sí mismo y sine die el mantenimiento de su actual situación de precariedad. No sucederá, de modo que comerciantes como la del vídeo aportado por mi amiga, al igual que muchísimos más comerciantes y trabajadores de todo tipo, se beneficiarán de los logros conquistados por aquellos que sí protestaron. Y yo me alegraré por ellos, faltaría más. Pero cierto es que tales logros tardarán más en llegar, al no haberse sabido sumar a la protesta en su momento, debilitándola, de ahí el enojo y los insultos de los jóvenes del vídeo, que no apruebo ni comparto pero que puedo entender.

Por otro lado, episodios como este de facebook, que se suman a muchas otras situaciones y debates sostenidos en los últimos meses con amigos y colegas de diversa afiliación ideológica, me ayudan a concluir que en el fondo, lo que sucede es que cada uno vive más o menos a gusto en su “zona de confort ideológica”, sin plantearse observar más allá. Están a gusto con su dogma, se sienten parte de una “familia política/ideológica”, y no la van a cambiar por nada del mundo, aunque las mismas políticas y medidas serían objeto de enorme crítica si las aplicara un gobierno de distinto color político: por el simple hecho de que no serían “de los nuestros”, con independencia de lo que digan, propongan, o hagan. Esto último no se detiene uno a analizarlo de forma juiciosa y lo más objetiva posible.

Cierto es que no todo el mundo es así, afortunadamente. La prueba está en que el gobierno del PP está bajando significativamente en valoración ciudadana. Hay mucha gente descontenta y muchos votantes del PP en noviembre de 2011 que ahora mismo no votarían a este partido, de haber elecciones próximamente. Pero hablo del “núcleo duro”, de aquellos que están a gusto con su cosmovisión, su dogma. Me preocupan estas personas, puesto hacen muy difícil cualquier intento de acercamiento y diálogo. No hablemos ya de establecer acuerdos. Por cierto, a pesar de que lo expresado hasta ahora (núcleo duro, a gusto con su dogma, etc.) se sobreentienda que está referido a ciertos seguidores del PP, quisiera aclarar que pasa exactamente igual con ciertos seguidores del PSOE. Exactamente igual.

Al menos, por si acaso pudiera ayudar a alguien (de los seguidores acérrimos del PP, en este caso) a salir de su zona de confort, aventurarse a cuestionarse algunas de las medidas tomadas por el actual gobierno, mirar con otros ojos el #14N, leer “entre líneas” (este debería ser uno de los grandes objetivos de la Universidad; enseñar a leer entre líneas, a cuestionarse las cosas, a pensar, etc., bueno, esto sería motivo de otro post específico sobre la educación en España), empezar comprender que no todos los manifestantes son violentos (de hecho, no lo son casi ninguno), que a menudo las cargas policiales empiezan por “provocaciones” efectuadas por la policía secreta para justificar de este modo las cargas (esto último lo he vivido en persona, puedo dar fe), que el gobierno ha llevado a cabo actuaciones infames para intentar minimizar los efectos de la jornada de hoy, etc., etc., os dejo a continuación una serie de fotos y vídeos que difícilmente puedan ser encontrados en los medios de comunicación de masas, al servicio del “poder”:

– Farolas encendidas a plena luz del día, en varias ciudades españolas, durante la jornada de hoy. Sobreentendemos que se ha hecho con el motivo de incrementar el consumo eléctrico y compensar el descenso de consumo debido al parón en industrias y empresas. Recordemos que el descenso en el consumo energético (particularmente el eléctrico) es uno de los principales termómetros con los que evaluar el éxito de una convocatoria de huelga general.

Antidisturbios pegando a personas indefensas (incluso a un niño de 13 años) que en ningún momento han mostrado una actitud violenta.

Policía secreta entre los manifestantes, provistos de palos para generar tensión, hacer algo de daño y finalmente provocar la carga de sus compañeros antidisturbios. Los policías son descubiertos por los manifestantes y huyen corriendo, momento que recoge el vídeo. El vídeo no es de buena calidad y no dura mucho, pero lo suficiente para comprender la situación y los hechos de manera inequívoca.

Policía secreta que se hace pasar por periodista, goza del respaldo de sus compañeros (policías) para grabar cuando a ningún otro periodista se le está permitiendo hacerlo, y además se muestra desafiante con los manifestantes, a quienes graba uno a uno.

– La Delegada del Gobierno en Madrid, la inefable y siempre dicharachera Cristina Cifuentes, asegura que a la manifestación de Madrid han acudido unas 35.000 personas.

Recomendaría a Cristina Cifuentes que viera de nuevo (o por primera vez, caso de que se lo hubiera perdido de niña) este capítulo de Barrio Sésamo en el que se enseñaba a sumar.

– Y finalmente nos despedimos – que ya es muy tarde (empecé a medianoche, a raíz del comentario de mi amiga en facebook, pero entre búsqueda de vídeos, fotos, redacción, etc., son ya casi la 01:30) y mañana hay que seguir luchando por sacar este país adelante -, con la imagen del niño de 13 años al que hacíamos referencia en uno de los vídeos de arriba. Sin duda, la imagen de la España de Rajoy. Buenas noches!

Anuncios